sábado, 16 de febrero de 2008

subversión urbana

A propósito de la bomba de ayer. Todo parece indicar que la gente se esta armando, muestra de ello es el arsenal de la portales encontrado hace un par de semana y este sujeto que iba caminando por una de las avenidas más importantes, y he de decir más bonitas, de la ciudad de México con una bomba bajo el brazo. Bueno, uno podría decir: no es la gente la que se está armando, son los grupos guerrileros de siempre y los narcotraficantes. Puede ser, pero por acumulación les voy a relatatar algunas historias de rabia urbana antipolicial que he vivido en mi cada vez más frecuentes visitas a la capirucha. Como he platicado, hasta en las guerrilas de la imaginación pacifista tenemos burocracia y súbete al metro y ve por unas copias.

Todas son por que la pick up con la que esta humilde guerrila cuenta nació como en 1981 y tiene placas de las amarillas ¿se acuerdan? tan setenteras y que tan bien combinaban con los cuellos v y la moda caqui-verde-marrón-rojo vino de los setenta (guerrila con mal gusto no es guerrilla) Buno el punto es que mi camioneta, que si la verifica y paga las tenecias es de usted, como señalo no esta verificada.

El punto

Historía Número Uno

Su servidor el comandante guevo izquierdo estaba de visita por la capirucha. Fue por las épocas aquellas gloriosas del la pista de hielo. Voy transitando por la capital escuchando la que que buena, en el semáforo sintonizada en el taxi de al lado, por que mi camioneta tiene banda civil pero no llego a la época del estereo, cuando muy amablemete se presenta el oficial Perro Mordelón Extorsionador (así se llamaba enserio) Ya me estoy dando gueva yo solito, al punto.

Me para y me dice:

PME- Me tiene que acompañar al corralón, licencia y tarjeta de circulación porfavor.
CGI- Qué cree que no traigo y de paso y bajito - y chingue a su madre-
PME - ¿cómo dijo?
CGI- Que las deje en el salón donde me hago las uñas
PME- pues no puede usted circular, me tiene que acompañar al corralón
CGI- ¿pero cómo? si no puedo circular ¿no? Traiga usted una grua (tip q le debemos al comandante-desdeotrofrente delucha andreslajous.blogs.com:las grúas están más escasas que los honestos en la política y para conseguirlas los polícias sudan como el padre maciel en una guardería)
PME- No, no, tiene usted que venir manejando.
CGI- Pues ¿no que no puedo circular? en todo caso si puedo circular la llevo a mi casa, que también es suya oficial.
PME- No, no. Al corralón.
CGI- Oficial, confío en usted, traígase la grúa tengo una reunión muy importante sobre la estrategia contra-represión y si no llego pierdo la chamba y luego como pago la multa y la verificación. Aquí le dejo mi camioneta estacionada, me llevo las llaves por que están las de mi casa y si no como entro ¿no? Yo paso por ella al corralón. Usted no se preocupe.
PME- (Ya en tono soy muy cabrón, con cara de con todo y esta panza te rompo la madre y con aliento a taco de canasta) Como usted guste, la grua ya viene en camino.

Me baje y le di la vuelta a la cuadra. Cuando volví ya no estaba la patrulla. Ya chingue - me dije - corri hacia la camioneta abandonada. Ya casi llegaba cuando una señora del otro lado de la cuadra me hace señales a lo lejos. Se lleva el índice al ojo enfáticamente desde lejos , después se abre los ojos con los dedos de la mano señala como en una dirección de globito, es decir movimiento parabólico, los arbustos de un oxxo. Me fije y detrás de los arbustos, con la torreta apagada estaba la patrulla. Chingue su madre -me dije- se me andan escondiendo estos hijos de la chingada. Me están casando. La señora trabajaba en unos tacos al pastor contraesquina del oxxo y estaba en la banqueta cortando y preparando la cebolla, un poco gruecesita, no tan picada para que cruja.

Le hago a la señora cara de no mames. Abro la boca y los ojos tanto como puedo mientras muevo el brazo como cuando en la primaria cachaban al pendejo de al lado copiando, señal de ssssss.

En la hueva de la espera escondido vigilé los intervalos en los que se llenaba la calle de coches, cada tres minutos la calle estaba llena. Se empezaba a llenar, duraba unos segundos con el alto y se vaciaba treinta segundos.

Salgo de mi guarida. La señora de los tacos me observa, volte a ver para los dos lado y me grita. Córrele, ahurita, ahurita. Corro. me subo al coche y me hecho 100 metros en reversa. Antes de subirme al coche le hago señal de un abrazo a la señora. La calle se llena. Los policiías se dan cuenta. La señora saltaba y me decía adiós. Los policías no podían hacer nadaa, la calle estaba llena. Les pinto dedo y me meto en la calle hacia la derecha. CChinguen a su madre. Gracias señora. Estamos juntos contra estos cabrones.

1 comentario:

Andrés dijo...

¡Espectacular¡ Sólo te faltó decir que un complemento posible de la estrategia es poner actitud de que la cosa que menos valoras en la vida es tu propio tiempo. Es decir, lograr demostrarles a los policías que SU tiempo es más valioso (ellos pueden detener a otros y sí sacarles lana) que el tuyo. Por ejemplo, cerrar el coche y acostarse en el asiendo de atrás a echar un pistito en lo que "llega la grua".